El legado de Pedro Miralles

11 Jan, 2019

Pedro Miralles fue arquitecto de formación y diseñador industrial de profesión. Nació en Valencia en 1955 y a mediados de los años setenta se trasladó a la capital para terminar sus estudios universitarios. En Madrid, se vio inmerso en la Movida Madrileña, rodeándose de personajes como el cineasta Pedro Almodóvar, la fotógrafa Ouka Leele y el diseñador de moda Jesús del Pozo, con el que trabajó durante dos años, tras finalizar sus estudios de arquitectura en 1980. Pero el grupo de amigos más frecuentado por Pedro fue el conocido como La Loggia, compuesto por profesores y alumnos de la Escuela de Arquitectura como Gabriel Ruiz Cabrero, Antón Capitel, Sigfrido MartÍn Begué y Javier Vellés. Se reunían en el mítico bar Chicote de la Gran Vía y de esos encuentros surgió, en el año 1980  Arquitecturas Modernas, la primera de sus exposiciones.

Después de trabajar con Jesús del Pozo, Pedro descubrió el mundo del diseño industrial y comenzó a crear sus propios muebles.

Pedro Miralles aprovechó el Madrid de la época para lanzarse profesionalmente y participó en numerosas exposiciones como Nueve Nuevos Muebles,inaugurada por la editora BD Madrid en 1984. Ese mismo año, Pedro fundó su propia empresa Nuevas Manufacturas (NMF) y a través de ella produjo y vendió las primeras piezas que tuvieron  repercusión en los medios de comunicación más representativos del nuevo diseño español (La Luna, Ardi, On, Diseño Interior…). Éstos fueron presentados en su primera exposición monográfica, Muebles Manufacturados, inaugurada en el mes de octubre en la Tienda/Galería que Alfaro Hoffman tenía en el centro de Valencia.

Pero fue en abril de 1989 cuando celebró su exposición más importante, Máquinas, Arquetipos y Muebles Preciosos, donde pudieron apreciarse todas las piezas realizadas hasta el momento, como el aparador Poynton de Artespaña (1988), el taburete yla mesas Dry Martini de Akaba (1988), la colección Éboli de Andreu World (1988), la Lámpara Egipcia y la Butaca Emma de Santa & Cole (1988) o  la colección Lynx de XO (1987).

Resultado de imagen de colección Lynx de XO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Resultado de imagen de Lámpara Egipcia pedro miralles

En la fabricación de sus piezas Miralles utilizaba siempre materiales de primera calidad como la madera de roble, la bubinga, la raíz de madrona, el acero, el aluminio y diferentes tipos de cristal; y los combinaba con motivos ornamentales realizados en ébano de macasar, cobre, marquetería fina e incrustaciones de materiales preciosos, todo ello trabajado desde la manufacturación más detallista y artesanal. Además, aunque se formó y dio sus primeros pasos en Madrid, nunca perdió de vista sus raíces y tuvo a Valencia muy presente. De hecho, gran parte de las empresas productoras de sus muebles eran valencianas, como Punt Mobles, para quien además de Compás (1990) creó la consola Alfiler (1992); o Andreu World para la que desarrollló la colección Éboli (1988).

Desgraciadamente, con tan solo 38 años recién cumplidos, Pedro murió dejando un amplio legado de diseños llenos de sobriedad y con un estilo marcado por su fuerte personalidad, y hoy en día se le siguen haciendo homenajes y sus piezas pueden visitarse en múltiples exposiciones.

Pedro Miralles dejó un legado que perdura en el tiempo.

Uso de cookies de xavierpastor.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de uso de este sitio web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR